(Re)descubre tu propósito social | Parte 2

Herramienta de diseño del propósito social

En la primera parte de este artículo vimos a partir de qué elementos empezar a pensar el propósito social de nuestra empresa y para ello revisamos el caso de Recidar. Si no lo has leído, te recomendamos que lo revises antes de leer esta segunda parte haciendo click aquí, porque lo utilizaremos nuevamente como ejemplo para aplicar una herramienta que creamos en CreativeLab y que queremos enseñarte para que tu también puedas usarla con tu equipo.

Esta herramienta se originó en el acompañamiento que realizamos en el año 2017 para el diseño y desarrollo del bootcamp del Desafío Kunan y evolucionó en los siguientes años durante su uso con diversas empresas.

Te presentamos la herramienta:

Está estructurada en 6 pasos reflejados en bloques a completar:

PASOCONTENIDO
1¿Quiénes se benefician?
2¿Qué dolores tienen?
3¿Qué les resuelvo?
4¿Cómo lo resuelvo?
5Población en situación de vulnerabilidad
6Propósito social

Paso 1: ¿Quiénes se benefician?

Empezamos identificando quiénes son los potenciales beneficiarios/as del negocio y los/as colocamos en el primer bloque. Si no sabes quiénes son los/as beneficiarios/as de tu propósito, puedes leer la Parte I del artículo haciendo click aquí.

Paso 2: ¿Qué dolores tienen?

A continuación, describimos las necesidades que tiene cada beneficiario/a. Es útil utilizar una técnica de empatización que nos permita entender las necesidades reales y profundas de cada uno. Para ello, recomendamos una herramienta muy usada por la comunidad de emprendimiento e innovación: el Mapa de empatía de XPLANE, que se enfoca en qué tareas debe realizar este beneficiario/a en su día a día, analizar sus motivaciones y frustraciones que no son resueltas por la oferta actual.

Paso 3: ¿Qué les resuelvo?

No todas las necesidades del usuario/a pueden ser atendidas por nuestra oferta. Sin embargo, a través de la propuesta de valor de nuestra empresa podemos ofrecer un alivio. Si no sabes qué es una propuesta de valor, puedes leer la primera parte de este artículo haciendo click aquí.

Paso 4: ¿Cómo lo resuelvo? 

Con esto podemos encontrar la propuesta de valor que logra atender de manera más eficaz y eficiente las necesidades del beneficiario/a. Una propuesta de valor no sólo describe los atributos funcionales sino emocionales del “producto”.

En el caso de los clientes de Recidar no es el producto sino la experiencia de compra digna lo que representa la propuesta de valor.

Paso 5: Población en situación de vulnerabilidad

Ahora que hemos analizado a todos/as los/as beneficiarios/as, consideremos para cuál de ellas somos capaces de generar un mayor bienestar. Es importante medir la escalabilidad de la solución ofrecida a ese beneficiario. En términos prácticos para un/a empresario/a, impacto social escalable es aquel cuyo costo marginal es inversamente proporcional al impacto que genera.

No debemos confundir esto con el siguiente paso, ya que aquí lo único que buscamos es describir cuáles son los alivios generados, pero no estamos hablando de la solución empleada para lograrlo. En el caso de Recidar, como ya lo mencionamos en la primera parte del artículo, se trata del cliente del bazar. 

Paso 6: Propósito social

El propósito social debe ser escrito de una manera que resuma la esencia de la pregunta “¿Para qué hacemos esto?”. Para ello, empleamos los siguientes elementos:

ELEMENTODEFINICIÓN
VerboExpresa lo que queremos lograr con el objeto, el problema solucionado. Por ejemplo podemos decir que queremos reducir la pobreza o queremos incrementar el índice de alfabetismo.
Objeto del problema solucionadoSituación de injusticia o insostenibilidad que buscamos mitigar.
Escenario idealSimboliza la situación mejorada que la población en situación de vulnerabilidad logrará tener.
Población en situación de vulnerabilidadActor de la cadena de valor que es víctima de una injusticia

El orden de los elementos no tiene que ser necesariamente ese.

En resumen…

Esta herramienta sirve para diseñar propósitos que luego ayuden a generar los modelos de negocio adecuados que se alinean con él, pero también ayuda a reconocer el propósito de una empresa en marcha. Es aquí donde las empresas existentes pueden encontrar la mayor dificultad, ya que el propósito no puede fundamentarse en la ayuda a un público que no sea indispensable para el funcionamiento del modelo de negocio

Sólo cuando la existencia de la empresa depende del cumplimiento y convicción en el propósito social y en la sostenibilidad se puede decir que el propósito se logra.

¿Tu empresa social tiene un propósito claro? Déjanos tus comentarios o escríbenos a contacto@creativelab.com.co para darnos tu perspectiva.

Fuentes consultadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *